Un fulgurante diamante rosa

¿Cómo hacer para sobresalir? Un aroma femenino deliciosamente insolente. Un diamante rosa en todas sus facetas. Perfecto para impactar. Un escenario rutilante. Brillo infinito...

Perfume Lady Million Empire Collector, una edición destinada a coleccionistas. Una joya perfecta para la feminidad que se atreve a ser excesiva.​

Descubrir
lady million empire collector lady million empire collector

Un diamante que se aventura a todo

Y sabe imponerse. Las mujeres son las protagonistas... La extravagancia del rosa que reina sobre su Imperio. ¡Mírame! El oro añade un plus alucinante. Million Girl...

Sobre el cristal, un degradado cautivador. De la pureza más cristalina a la más intensa esencia nocturna. Una fragancia audaz en una botella superbrillante. Ultrafemenina. De una insolencia absoluta.

Lady Million Empire clásica & Collector

lady million empire collector

Un universo de emociones olfativas

Esta fragancia chipre floral contrasta un aroma ultrafacetado con embriagadores efluvios de fruta, coñac y madera. Se añaden pétalos de cristal de magnolia, para aportar una mayor frescura, y flor de azahar, seductora y carnal, impregnada de notas de cuero y albaricoque. Brillante indolencia... antes de probar la opulencia de Lady Million Empire.

Aroma de pachulí con notas de licor de almizcle blanco. Sobredosis de Mirabel confitada, enriquecida con coñac Oro. Una insolencia dorada. Una fragancia apasionadamente adictiva para mujeres.

Descubrir
lady million empire

Londone Myers, nuestra musa Million

Todos los caminos conducen a las pasarelas... Antes de convertirse en modelo, Londone había decidido encauzar su vida hacia el ámbito de los estudios forenses en Washington DC.

Un encuentro en un centro comercial y, repentinamente, todo concordaba. Ha desfilado para grandes diseñadores y participó en varias campañas dirigidas por Julien Dossena.

Londone jamás ha perdido su pasión por el mundo de la medicina y le fascina la robótica. Además, adora pintar y bailar. Su mente se proyecta a las estrellas.

Y sigue teniendo la cabeza bien puesta sobre sus hombros.